Inicio


prestamos

Intereses por demora

Comparte esta Imágen! 0 Comentarios »

¿Qué son los intereses por demora?

Los intereses por demora, o también conocidos como intereses moratorios, son aquellos que se cargan a un préstamo cuando en una fecha de corte no se realiza el pago. Los intereses moratorios suelen ser muy elevados (ascienden a 25% o más) y se aplican al monto que se encuentre pendiente de pago. Adicionalmente, se suele cobrar un recargo por pago impuntual y los intereses del periodo se cobran con normalidad.

Los intereses moratorios se cobran en proporción a la cantidad de días que se tarde en pagar el adeudo. Por ello es importante que en caso de haber un retraso, se realice el pago en cuanto antes.

Es importante que al adquirir un préstamo estemos seguros de que podremos pagar las mensualidades correspondientes en todo momento, ya que de no hacerlo, los intereses moratorios pueden provocar que fácilmente paguemos más del doble de lo que en un principio pedimos.

Se puede decir de cierto modo, que los intereses moratorios son una herramienta usada por los bancos para evitar incumplimiento en los pagos.

Guardado en: hipotecas, prestamos

Prestamos hipotecarios

Comparte esta Imágen! 0 Comentarios »

Préstamos hipotecarios

Un préstamo hipotecario o préstamo con hipoteca es aquel que se ofrece con el propósito de que un beneficiario pueda adquirir un bien inmobiliario. Un bien inmueble puede ser una casa, un terreno, un departamento, o incluso una nave industrial. Debido a que el precio de las propiedades suele ser muy elevado, es común recurrir a los préstamos hipotecarios para poder realizar este tipo de transacciones.

Los préstamos hipotecarios adquieren su nombre debido al proceso mediante el cual se realiza la transacción. La entidad financiera aporta un porcentaje del capital necesario para adquirir la propiedad y esta pasa a ser del interesado, sin embargo, se declara una Hipoteca sobre el bien adquirido la cual sirve como garantía de la institución financiera de que el préstamo será saldado.

En el mercado inmobiliario es muy común que existan propiedades con hipotecas, las cuales hacen que el valor del inmueble aumente. Queda evidenciado que es posible vender o rentar un bien inmueble incluso si existen adeudos sobre éste.

En ocasiones es posible subrogar una hipoteca, o traspasar una propiedad con hipoteca, pagando la diferencia entre el precio estipulado y el importe por pagar.

Los préstamos hipotecarios suelen tener una duración larga, pudiendo ir desde unos diez años, hasta incluso 30 años. Un periodo habitual suele rondar entre los 15 y 20 años. Por lo general estos créditos tienen tasas bajas, pero los intereses debido al tiempo que se prolonga el préstamo pueden elevar mucho el valor a pagar.

Por ello es muy importante definir si buscamos un préstamo hipotecario con tasa fija, el cual nos protegerá en caso de que las tasas de interés se eleven. O bien, un préstamo hipotecario con tasa variable, en la que el interés a pagar se recalcula cada mes, pudiendo ofrecer ahorros o pérdidas.

Guardado en: prestamos

Prestamos economicos

Comparte esta Imágen! 0 Comentarios »

Préstamos económicos

Se entiende como préstamo, a la actividad que ejercen bancos, entidades financieras o bien personas físicas en las que prestan dinero a otra entidad con el propósito de ayudarla a realizar una compra. El dinero después se devuelve con un añadido que se pacta al momento de realizar el préstamo.

Los préstamos hoy en día son muy comunes, y en ocasiones los podemos adquirir en cuestión de minutos a través de las tarjetas de crédito. Dependiendo del tipo de préstamo que solicitemos, o el propósito del préstamo, estos se pueden clasificar de diferentes maneras:

Préstamos personales. En donde se otorga dinero a una persona física, no se especifica para qué está destinado el dinero.

Préstamos educativos. Con el propósito de pagar la educación del beneficiario, usualmente el dinero se otorga directamente a la institución educativa.

Préstamos hipotecarios. Con el propósito de que una persona pueda adquirir un bien inmueble como puede ser una casa, un departamento, un terreno o una nave industrial. Usualmente costean un % del valor de total de inmueble.

Préstamo prendario. Con el propósito de que una persona pueda adquirir un bien mueble, como puede ser un automóvil.

Estos son sólo algunos tipos de préstamos, en la práctica existen muchos más, como pueden ser los préstamos para fomento de PYMEs, microcréditos, entre otros.

Guardado en: prestamos

Prestamos personales

Comparte esta Imágen! 0 Comentarios »

Préstamos personales

Un préstamo personal es un tipo de crédito en el que una institución financiera da una cantidad determinada de dinero a un cliente con el fin de que este pueda adquirir un bien mayor, posterior a ello el préstamo se debe de pagar en un plazo determinado además de una suma agregada que se determina en base a los intereses (6 meses suele ser el periodo mínimo, pudiendo ser de hasta 10 años por lo general).

Los préstamos personales son una herramienta de uso extensivo para adquirir bienes de alto valor como pueden ser casas, terrenos, automóviles, o en ocasiones pagar servicios de alto valor como pueden ser las colegiaturas de universidad.

Los bancos y las agencias financieras ofrecen créditos para todo tipo de personas, pero es importante no aceptar el primer crédito que se nos ofrezca sin antes consultar otras opciones.

¿Qué debemos saber sobre el préstamo personal?

Lo primero que uno debe observar es cuánto es lo que terminará pagando. Esto depende de diferentes factores, entre ellos, el monto el cual se solicite, la tasa de interés y finalmente el tipo de crédito que se solicite.

De forma general podemos afirmar que entre mayor sea el lapso de tiempo para pagar el préstamo, mayor será lo que tendremos que pagar al final de cuentas. Si escogiésemos un préstamo a 10 años por una cantidad determinada, es muy probable que al final paguemos más del doble de lo que solicitamos en un principio.

Otro factor importante es el pago mínimo por mes. Debemos asegurarnos que este no sobrepase nuestras necesidades, ya que es dinero del cual no podremos prescindir durante el tiempo que dure el préstamo.

Finalmente, la tasa de interés. Esta suele variar conforme el tiempo, pero lo ideal es buscar una tasa baja.

Guardado en: prestamos